Banner
“Así estamos…”

Por José Antonio Polo Oteyza

Director General de Causa en Común

Se podría ver de la siguiente manera: en el Estado de México todos fracasaron. Las cataratas de recursos del gobierno federal le alcanzaron al PRI para la mitad del porcentaje logrado hace seis años. MORENA, es decir, AMLO, reeditando su carácter intolerante y su lenguaje vitriólico, se queda una vez más en la raya. Por su parte, al PRD no le alcanza ni con un buen candidato y el PAN se derrumba con una mala. Es sólo una manera de verlo…

En el total, el PRI mantuvo también Coahuila, pero estaban ya cantadas las derrotas en Nayarit y Veracruz, efectos de un fiscal narcotraficante y un gobernador cleptómano. Ya bien instalados en el deslave ideológico, la alianza PAN-PRD en dichos estados fue sin embargo exitosa y abre la posibilidad de ampliarla para el 2018. 

La economía va, como siempre, entre indicadores contrastantes. El crecimiento de las ventas de Walmart al mes de abril fue de 10.2% interanual, lo que en términos reales significa un alza de 4.2%, la mayor de todo el año. La exportación de autos se fue para arriba en el mismo mes y creció 16% entre marzo y abril pasados. Los analistas encuestados por el Banco de México subieron su previsión de crecimiento de 1.5 a 1.7%. Por su parte, el nuevo incremento en las tasas de interés por parte del Banco de México, tercero en el año, continuará teniendo efectos restrictivos en el crédito y la actividad económica. Esto cuando el INEGI registra que sólo el 5.2% de la población empleada tiene ingresos superiores a 12 mil pesos, y peor aún cuando se recuerda que, en 2012, el porcentaje era ya un magro 8%. (Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo).

Donde no hay duda sobre tendencias es en la inseguridad, con características y niveles que la convierten en un tema también de (in)gobernabilidad. Los ejemplos se multiplican y expanden. El del mes, que es el de años, ha sido el del robo de combustible. El enfrentamiento con el Ejército en Puebla atrajo reflectores, como si hiciera falta cuando que se roba y se vende de forma abierta y masiva (por el número de gente involucrada y por la cantidad de combustible robado, equivalente a mil millones de dólares anuales), desde hace varios años en diversas entidades. El asesinato de cuatro soldados y las tomas de un soldado ejecutando a un hombre en el piso y la de un soldado al que disparan por la espalda, son mucho más que un problema de robo de gasolina. Es, desde luego, el enésimo ejemplo de la ineptitud de un gobierno que no atiende ni lo elemental en el asunto: soluciones tecnológicas para la detección temprana del robo, y el combate a la corrupción al interior de Pemex y en la red gasolinera. Es también la imagen de corporaciones desmesuradas en sus reacciones por impotencia, y de comunidades en contubernio pretendidamente “legítimo” con bandas criminales, a partir de la realidad de un gobierno ausente en sus responsabilidades social, política, de seguridad, pero muy presente en cuanto a representación de “la corrupción”. Es, en suma, una estampa más de la bancarrota del Estado mexicano. 

Estos ejemplos de tribalismo criminal conviven con otras formas y modalidades que ya pueden considerarse habituales. En el recuento mensual no puede faltar Reynosa, con su cotidianidad de violencia, bloqueos y decenas de muertos… más el asesinato de una activista en San Fernando, también en Tamaulipas, que había aportado evidencias sobre los asesinos de su hija. En Tierra Caliente, tanto en Guerrero como en Michoacán, bloqueos, disturbios, vandalismo y ejecutados. En Zihuatanejo, el ridículo “descubrimiento” de que la policía municipal, como tantas otras, es controlada por parte de la delincuencia organizada. 

Naturalmente, especial atención recibe en medios el asesinato de periodistas (seis en lo que va del año; 35 en el sexenio); gravísimo por la impunidad con la que son silenciados, la cual augura… no: asegura que habrá más periodistas y activistas asesinados, lo que a su vez amplificará la percepción de inseguridad y desestabilización. Y, aunque indignen, los asesinatos de activistas y líderes sociales, y de presidentes municipales, y de soldados y policías, no pueden sorprender cuando en el periodo enero-abril hubo al menos 7,727 homicidios dolosos, la cifra más alta para un primer cuatrimestre desde que comenzó la sistematización de las estadísticas delictivas a nivel nacional.

En el frente externo, el TLC habrá de renegociarse a partir de agosto, y se buscará que no se empalme con el proceso electoral. Por su parte, aumenta la presión sobre los mexicanos en los Estados Unidos. Durante los primeros tres meses de la presidencia de Trump, las detenciones crecieron 38% en relación al mismo período del año anterior. En total fueron arrestadas 41 mil 318 personas sin papeles, más de 400 diarios. 

En la vorágine de su caótica gestión, las “órdenes ejecutivas”, suspendidas por tribunales, perdieron en días su atractivo; diversos nombramientos se encuentran detenidos; y la naturaleza de sus vínculos con Rusia pueden desembocar en una crisis política. Mientras afloran los temores (y esperanzas) de que Trump no concluya su periodo presidencial, su pensamiento estrecho y retardatario genera consecuencias. Su toma de partido a favor de Arabia Saudita, refrendada por contratos estratosféricos de venta de armas, rompe el equilibrio con Irán, después de la gigantesca inversión política en un tratado para acotar su programa nuclear, y que además acaba de reelegir a un presidente moderado. Su alejamiento de la OTAN y de Europa, y la renuncia al Acuerdo Climático de París (en el colmo, incluso contra la posición de la industria petrolera), son también plenamente consecuentes con este provincialismo iletrado. 

En Europa, hubo buenas noticias: perdió la ultraderecha, aunque se mantienen las condiciones que la sostienen y le brindan apoyos cercanos al 30% en la mayoría de los países de la Unión: bajo crecimiento, alto desempleo, ataques terroristas y crisis migratoria.

Documentos relacionados.
Causa en Común A.C. Suderman 404- 503 Col. Bosques de Chapultepec CP 11580, México DF +52 55 5255 - 5861 info@causaencomun.org.mx Skype
Linkedin
Youtube