Graduados del Instituto Estatal de Estudios Superiores en Seguridad y Profesionalización Policial

Participación de María Elena Morera, Presidenta de Causa en Común, en evento con graduados del Instituto Estatal de Estudios Superiores en Seguridad y Profesionalización Policial

Morelia, Michoacán, 26 de junio de 2017.

Buenas tardes a todas y todos. Me complace mucho estar de nueva cuenta en tierra michoacana. Siempre que vengo, sus atenciones me hacen sentir como en casa.

Saludo con gusto al Gobernador Silvano Aureoles; gracias por recibirnos nuevamente en la entidad.

Saludo también a los servidores públicos que nos acompañan: el secretario de Gobierno, Adrián López; la Coordinadora de la Mesa de Seguridad Morelia, Betina Cano; y a Alejandro Tavera, Director de la Academia.

También saludo a Armando Ornellas, Presidente de la Barra de Abogados, a los generosos patrocinadores que hicieron posible esta celebración y, muy especialmente, a todas las personas presentes en este evento. Desde luego, agradezco la invitación que me hizo Roberto Ramírez, Presidente de la Fundación Ciudadana para el Desarrollo Integral de Michoacán (FUCIDIM), para participar en esta celebración.

Gracias a todos por su hospitalidad.

Quiero felicitar muy calurosamente a las 224 personas que hoy se gradúan, la tercera generación desde que inició esta administración del Instituto Estatal de Estudios Superiores en Seguridad y Profesionalización Policial.

Ustedes ahora forman parte del selecto grupo de personas que han recibido formación de alto nivel a través de esta noble institución en donde, como dice el letrero que da la bienvenida al plantel, se aspira a forjar “… a los mejores policías de México”. Deben de sentirse muy orgullosos por estos cuatro meses de esfuerzo que hoy, satisfactoriamente concluyen, y les reitero mi felicitación.

Quiero también felicitar a las familias de los graduados, porque el logro profesional de un hijo, de un hermano, de un compañero de vida, siempre es producto de la dedicación, el amor y la entrega de la gente que lo rodea; de sus familiares en primer lugar, quienes contribuyen con sus esfuerzos cotidianos a ayudarlo a recorrer el camino que un día inició como una promesa.

También hacemos extensivo nuestro reconocimiento y felicitación al plantel docente: instructores y profesores que tomaron la responsabilidad, tan grande como satisfactoria, de transmitir conocimientos y desarrollar las habilidades y capacidades para formar y profesionalizar al grupo de cadetes de la policía estatal y del municipio de Uruapan que hoy egresa.

Quisiera compartir con ustedes algunas reflexiones en materia de desarrollo policial, que es nuestra Causa en Común. La nuestra, es una organización sin fines de lucro, cuyos propósitos son la construcción de ciudadanía, la promoción de relaciones de confianza entre la sociedad y sus instituciones, especialmente las vinculadas con la seguridad, así como el impulso de mecanismos para la transparencia y la rendición de cuentas del gobierno, elementos fundamentales para fortalecer el estado de derecho en nuestro país.

En concreto, trabajamos para posicionar el tema del urgente e indispensable desarrollo de nuestras instituciones de seguridad. Criticamos, y mucho, pero también proponemos y, en el camino, buscamos sumar esfuerzos estableciendo alianzas con otras organizaciones, con la academia, y con autoridades de todos los órdenes de gobierno. La idea es sencilla: la seguridad debe unirnos a todos, porque todos podemos contribuir a lograrla y consolidarla.

Para nadie es noticia que el país y Michoacán tienen muchos años lidiando con graves problemas de inseguridad. Hace unos días, el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública publicó las cifras de incidencia delictiva correspondientes a los cinco primeros meses de este año. Los delitos del fuero común de enero a mayo de 2017, comparados con el mismo periodo del 2016, aumentaron 16% a nivel nacional, y 19% en esta entidad. También aumentaron los delitos de alto impacto. En el caso de los homicidios dolosos, hemos llegado a la cifra de 9,916 desde el inicio del año, lo que significa un incremento del 28%.

Pero, como hoy es día de fiesta, no voy a ponerme sombría. Simplemente quisiera insistir en que la única solución real pasa por fortalecer nuestros sistemas de desarrollo policial y ministerial. Es necesario que autoridades y sociedad orientemos buena parte de nuestro tiempo y de nuestro esfuerzo a promover las condiciones institucionales que nos permitan contar con cuerpos de policía y fiscalías que se definan por su honestidad y profesionalismo, siempre cercanos a la comunidad.

En el caso de las Policías, éstas deben partir de un estándar profesional y, en México, ése estándar se tiene desde 2008; se llama Sistema Integral de Desarrollo Policial (el SIDEPOL) y está ya establecido en la Ley General del Sistema Nacional de Seguridad Pública.

Sin duda que el estándar que tenemos es perfectible, pero es un buen comienzo. Cuenta con cinco componentes: carrera policial; seguridad social; profesionalización; régimen disciplinario; y control de confianza y certificado único policial. En estos componentes se encuentra la base para la construcción de una doctrina policial homologada y la creación de estándares nacionales para el desarrollo policial.

En cuanto a la carrera policial, consideramos que es necesario impulsarla como sistema de carácter obligatorio y permanente con lineamientos y procedimientos para el reclutamiento, selección, ingreso, permanencia, evaluación y reconocimiento; asimismo, para la separación o baja del servicio del personal.

Un aspecto indispensable es cuidar a quienes cuidan de nosotros. De ahí que resulte esencial que, como parte del sistema de incentivos de la carrera policial, se ponga en marcha un sistema complementario de seguridad social que garantice, al menos, las prestaciones para los trabajadores al servicio del Estado y sus familiares. Con ello, además de cumplir la norma en materia laboral, se desarrolla un sentido de orgullo, pertenencia y arraigo. Es urgente que se les otorguen estas garantías a quienes realizan trabajos de alto riesgo en favor de la sociedad.

En Causa en Común consideramos que, para el buen funcionamiento del Sistema en su conjunto, la profesionalización se debe consolidar como un procedimiento permanente y progresivo de formación académica, tanto inicial como continua, que incluya actualización, promoción, especialización y alta dirección, a fin de desarrollar al máximo las competencias, capacidades y habilidades para cumplir adecuadamente sus funciones.

En cuanto al régimen disciplinario, se trata de un esquema diseñado para detectar desviaciones o actuaciones deficientes por parte de los elementos de la policía. Comprende los deberes, correcciones disciplinarias y sanciones y, para funcionar adecuadamente, debe ser capaz de detectar a tiempo actitudes irregulares y de realizar investigaciones para supervisar y juzgar las conductas indebidas.

En lo que toca al control de confianza, planteamos que, tal y como lo marca la Ley, todos los elementos de seguridad presenten las evaluaciones periódicas, que comprueben el cumplimiento de los perfiles de personalidad, éticos, socioeconómicos y médicos. Michoacán tiene en este aspecto, grandes áreas de oportunidad, aunque sabemos que se está trabajando para abatir los rezagos de su centro de control de confianza.

En este mismo sentido, estamos convencidos de que es indispensable que todos los miembros de las instituciones policiales, sin excepción, tengan el certificado único policial, que incluye control de confianza, examen de habilidades y destrezas, al igual que la evaluación de desempeño.

Es muy importante no perder de vista que los cinco componentes del SIDEPOL están vinculados y, por tanto, requieren desarrollarse, fortalecerse y consolidarse por igual.

Por último, también creemos que todas estas asignaturas para el desarrollo policial funcionan mejor cuando se dan con el acompañamiento de las organizaciones de la sociedad civil. Causa en Común cuenta con un Programa de Supervisión Civil de las Policías en el que buscamos acompañar y apoyar distintos aspectos del desarrollo policial. Ponemos a su disposición el mecanismo y los aprendizajes que su aplicación nos han dejado.

Señoras y señores, estimados graduados:

Recuerden que uno nunca termina de aprender, y que su futuro depende, desde ahora, de la voluntad y de la capacidad que demuestren para ser mejores, para hacer mejor su trabajo y para ganarse la confianza de la ciudadanía.

La situación del país en materia de seguridad es muy difícil. Habrán de enfrentar grandes retos y desafíos, pero en ustedes, en sus superiores y en las más altas autoridades del estado, recae la responsabilidad de contribuir a que las cosas cambien, y de construir una policía digna y eficaz, de la que los michoacanos y todo México puedan sentirse orgullosos.

El Estado mexicano ha invertido en ustedes valiosos recursos para el aprendizaje porque confía en su capacidad, en su valor y entrega. El futuro, estoy segura, demostrará que fue una buena apuesta, que tuvieron razón los michoacanos en confiar en ustedes para ser quienes garanticen a sus barrios, a sus colonias y a sus comunidades, la seguridad que tanto necesitan.

Que así sea.

Muchas gracias y muchas felicidades. Enhorabuena.

Causa en Común A.C. Sudermann 404- 503 Col. Bosques de Chapultepec CP 11580, México DF +52 55 5255 - 5861 info@causaencomun.org.mx Skype
Linkedin
Youtube